10 razones para cultivar un huerto urbano

10 razones para cultivar un huerto urbano

No debes extrañarte si te decimos que los huertos urbanos están de moda. Y es que, como podrás comprobar con solo dar un paseo por la calle, muchas son las personas que se han animado a introducir estos pequeños espacios verdes en entornos urbanos y a empezar a disfrutar, aunque sea a pequeña escala, del placer de la agricultura y de consumir sus propias verduras.

1. Te ayudará a hacer ejercicio de forma divertida. No te engañes, plantar un huerto urbano es una tarea relativamente exigente a nivel físico. No es que vayas a tener que hacer grandes esfuerzos, pero sí llevar a cabo tareas de intensidad moderada que ayudarán a fortalecer tus músculos y a cuidar tu salud cardiovascular.

2. No necesitas grandes espacios para instalar uno. Disponemos de huertosdsde 80x40x30 de 50 o 80 de altura, o algo más grande de 100x50x30 un producto que está siendo top ventas en lo que llevamos de 2016, es un claro ejemplo de que no se necesita mucho espacio para disfrutar de uno de estos huertos en mitad de la ciudad. De hecho, sus dimensiones son muy parecidas a las de cualquier barbacoa del mercado, por ejemplo.En definitiva, una opción muy interesante si vives en una casa pequeña.

3. Cultivar es un 'hobby' muy relajante. Seguro que, si te pasas el día de un lado para otro por culpa del trabajo y de tus obligaciones familiares, cuando llegas a casa te apetece relajarte. De hecho, es más que posible que esta necesidad se vea potenciada los fines de semana. Pues, como podrás comprobar si te animas a comprar huerto urbano, cultivar es una actividad muy relajante que te hará sentir en armonía. Asimismo, también es una afición que puedes compartir con tus hijos.

4. Tendrás la satisfacción de poder decir que lo que estás comiendo lo has plantado tú. Esta es una cuestión subjetiva, pero no conocemos a nadie que no se sienta feliz y orgulloso de haber conseguido plantar algo y, posteriormente, llevarlo a la mesa para comerlo. Y es que son los frutos de tu duro trabajo y de tu buen hacer.

5. Pondrás tu granito de arena a la hora de cuidar el medio ambiente. Contar con tu propia mesa de cultivo implica infinidad de beneficios para el medio ambiente. En primer lugar, puesto que no utilizarás productos fitosanitarios ni fertilizantes químicos, no dañarás el agua ni el suelo ni lanzarás a la atmósfera moléculas nocivas. Asimismo, irán del cultivo a tu mesa, por lo que no se hará necesario ningún tipo de transporte que emita CO2 ni óxidos de nitrógeno. Por si fuese poco, fomentarás la agricultura ecológica.

6. Ahorrarás mucho dinero. Puede que, al principio, tengas que hacer una pequeña inversión en comprar tu propio huerto urbano, algunas herramientas e, incluso, si te lo tomas algo más en serio, una caseta de madera para el jardín que te facilite el trabajo. Sin embargo, si te pasas un día por el supermercado y echas un vistazo al precio de los productos de la sección ecológica, pronto te darás cuenta de que no vas a tardar en amortizar el dinero que te has gastado.

7. Decorarás tu terraza o jardín de forma natural. Si eres de aquellos que utilizan plantas para decorarlo todo, este tipo de cultivos urbanos también pueden ayudarte. Y es que, como imaginarás, el mecanismo es el mismo. Una vez hayan crecido te servirán para poner un toque verde y natural a cualquier estancia de tu casa.

8. Puede ayudarte a hacer amigos. Aunque no te lo creas, debido al creciente número de agricultores urbanos que se pueden encontrar en cada rincón de todas las grandes ciudades de nuestro país, hacer amigos a partir de esta afición es totalmente factible. De hecho, no son pocas las quedadas que se realizan ni las conferencias en lugares determinados en las que un buen número de ellos se reúnen para compartir sus conocimientos y experiencias.

9. Sabrás siempre lo que comes tú y los tuyos. Tú fuiste el que compraste las semillas, el que las introdujo con cariño en la tierra, el que les echó agua para que empezasen a germinar, el que las cuidó durante todo su crecimiento y el que recogió los frutos que dieron. Vamos, que tú, y solo tú, serás el que controle todo el proceso de producción de tu cultivo urbano ecológico. Por lo tanto, sabrás perfectamente qué productos has utilizado sobre ellos. La duda de los conservantes vertidos sobre las verduras y hortalizas que encuentras en los supermercados desaparecerá de tu vida para siempre.

10. Descubrirás a qué saben las verduras de verdad. Puede que creas, si nunca has probado verduras frescas cultivadas por ti mismo, que estas saben igual que las que compras por ahí. Sin embargo, te aseguramos que estás profundamente equivocado. Y es que, en cuanto muerdas ese primer tomate o pimiento que hayas cultivado, vas a darnos la razón rápidamente.

En definitiva, si eres de aquellos que aman las plantas y la naturaleza por encima de prácticamente cualquier otra cosa, no puedes dejar escapar la oportunidad de hacerte con un huerto urbano e instalarlo en tu propia casa. Estamos seguros de que, si repasas estas diez razones que te hemos ofrecido, quedarás plenamente convencido de que es una opción económica con la que conseguir productos sanos y sabrosos y que, por si fuese poco, se convertirá en más que un simple 'hobby'.

¡La agricultura ecológica es toda una pasión!


Deja un Comentario

Tu email no será publicado

Usamos cookies de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y obtener estadísticas anónimas. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más información
1
×
Hola,
En que podemos ayudarte?